Periodismo e Historia

La actualidad, la historia y la cultura al alcance de tu mano

“La poesía es un vómito de piedras preciosas”: recordando a Edmundo de Ory

leave a comment »

Hace escasos meses, en noviembre de 2010, nos dejaba un poeta español afincado en Francia. Nacido en Cádiz en 1923, los versos corrían por sus venas antes incluso de que diese su primer grito fuera del vientre materno, pues su padre, Edurardo de Ory, era uno de los poetas modernistas más singulares y revolucionarios del panorama vanguardista español del momento.

Ensayistra y traductor entreotras facetas, será a partir de 1973 cuando logre que su obra sea valorada, y tras poner el pie en diferentes continentes se asentó en París hasta su traslado definitivo a Amiens, donde trabajría como bibliotecario y donde moriría. ‘Leer sin temor’, ‘Poesía Abierta’ o ‘Técnica y llanto’ son sólo algunos de sus títulos más destacados.

Nos regaló perlas lingüísticas, frases de aquellas que te hacen pensar, soñar, sonreir o llorar; de aquellas que te abren los ojos al mundo y te lo muestran tal como es, para bien o para mal; de aquellas que hacen lo que el poeta hace: exponer mediante la lengua lo que todos intuitivamente sabemos y somos incapaces de decir, de expresar… ahí está su arte, el del poeta.

Pero no, no le llamemos poeta, pues según él mismo sostenía «no se debe llamar poeta al poeta auténtico, porque es simplemente un hombre que habla de otra manera, de un modo especial […] Vivir toda la vida con el nombre de poeta es ridículo». Prometió hacer sonetos desde la tumba, así que, mientras nos envía sus versos desde el cielo, hoy quería homenajearle, y nada mejor que hacerlo recitando uno de sus poemas más bellos:

Cuando pongo mis manos de metal
mis manos primitivas sin destreza
en tu pelo abundante donde empieza
tu cuerpo que respira amor mortal.

Cuando tocan mis dedos tu total
altura de los pies a la cabeza
sin que me tiemble el pulso, amo la pieza
maravillosa de tu ser camal.

Y entonces de quietud y roce puro
tu mirada me vence, llena de aguas
y tu silencio femenino me arde.

De repente de acción me transfiguro
desciendo mi contacto a tus enaguas
y te desnudo y te amo y se hace tarde.

‘Denise’

Carlos Edmundo de Ory

Miguel Alonso

Share

Written by siglosatras

20 enero, 2011 a 21:50

Publicado en Cultura, Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: