Periodismo e Historia

La actualidad, la historia y la cultura al alcance de tu mano

Eduardo Verástegui, un referente contracultural en el mundo del espectáculo

leave a comment »

El actor se encuentra rodando en México la película “Cristiada” y continúa inmerso en la lucha contra el aborto y la defensa de los valores católicos

Eduardo Verástegui

Los focos y los flashes iluminaban su cara en cada estreno, concierto y aparición pública. Era el cantante del momento, el actor más deseado y un ídolo de masas que encarnaba las virtudes (y defectos) del casanova latino. Cuando se pronunciaba el nombre de Verástegui, los gritos de las fans hacían ensordecer y él se limitaba a disfrutar del éxito. Un éxito que «no viene de Dios y por tanto no viene de nada bueno», según él mismo afirma

Hoy Eduardo continúa trabajando como actor, pero lo hace desde otra perspectiva y con otros fines. Actualmente está rodando Cristiada, una película mexicana en la que interpreta a un mártir y en la que comparte protagonismo con Andy García y Eva Longoria. Compagina esta labor con la de su organización, Manto de Guadalupe, desde la que realiza una ardua y activa defensa de la vida. «No hay nada más grande que la satisfacción de levantarse cada mañana para luchar por una causa que es más grande que tú», así califica la necesidad de velar por los derechos de los no nacidos, especialmente en el ámbito latino.

Este mexicano de treinta y seis años nació en un pequeño pueblo en el seno de una humilde familia, pero sus inquietudes y ansias por alcanzar su sueño de ser cantante y rozar la gloria le llevaron a Estados Unidos muy joven. Después de participar en un grupo musical, se lanzó en solitario al mundo de la música y las oportunidades en la pequeña pantalla comenzaron a caerle del cielo. Famoso, guapo, rico y con todo lo que se le antojase al alcance de su mano. Parece lo que cualquiera podría desear. Pero Eduardo se sentía tremendamente vacío por dentro, y se dará cuenta de ello cuando su profesora de inglés le muestre lo que en realidad necesita para sentirse pleno.

Verástegui afirma que en ese instante se sintió «temblando por dentro». Su conversión y la reafirmación de su catolicismo llegaron en ese instante para dar un giro brutal e inesperado a su vida: «Comprendí que no había nacido para ser actor u otra cosa, sino para conocer, amar y servir a Jesucristo». Es ahí donde nace su nuevo estilo de vida: Verástegui decidió vender todos sus bienes y ahora va a misa a diario, reza el rosario y visita la entrada de diferentes clínicas abortivas situadas en el barrio de Los Ángeles donde reside para hablar con las mujeres y niñas que van allí a abortar.

Eduardo considera que el aborto es un crimen contra la Humanidad y también contra la mujer, por ello aparca su camioneta en la puerta de estas clínicas y muestra a esas chicas el vídeo Dura realidad, que se encuentra colgado en su página web (y al final de este post) y en el que él mismo expone la brutalidad que entraña la práctica del aborto. Es así, y a través de su participación en diversas campañas en favor de la vida, como Verástegui se ha convertido en un referente al que muchos otros actores ya siguen.

Eduardo en su etapa como modelo (catinfor.com)

Eduardo tiene una relación muy especial con España y sabe que la mayor parte de las mujeres inmigrantes que abortan aquí son de origen latino. Por ello, recientemente se ha declarado contrario a la ley del aborto española. Existe siempre una salida para quienes son víctimas de un embarazo no deseado, y desde su organización él ofrece alternativas: «Si no los quieren, dénmelos a mi». Él recoge a niños de mujeres que fueron violadas, a niños abandonados o simplemente no deseados, rechazados por tener una enfermedad o por la precaria situación económica de sus padres. Verástegui ha hallado así un modo de aprovecharse de su fama puro, sano y solidario, ayudando a quienes más lo necesitan.

Sin embargo, las críticas llegan y llegarán siempre por parte de algunos sectores, incluso por compañeros y personas del mundo del cine y la televisión, porque él va contra la corriente, y sabe que ir a favor del viento es siempre más sencillo: «Si el precio que tengo que pagar es no volver a trabajar en mi carrera, pues que así sea», ha llegado a decir. Tiene claro que la defensa de la vida es más importante.

Se ha unido a la plataforma española Derecho a vivir, pero la concienciación sobre este asunto la lleva a cabo también desde su productora, Metanoia Films, desde la que realiza películas que celebran la vida y respetan la dignidad humana: «Yo quiero ir al cine con mi madre y mi abuela y no tener que taparles los ojos en ninguna escena», ha declarado en alguna ocasión. Su amigo Eduardo Garcia destaca de él como cualidades principales «su sensibilidad, nobleza, amabilidad, sencillez, ternura, educación, humildad… y sus ganas de vivir intensamente para lograr un mundo mejor». Vive en castidad y la tranquilidad con la que se expresa, su calma y el consuelo que aportan sus palabras son inmensos. En sus ojos brillantes y compasivos pone todo su corazón; lanza mensajes con la mirada que delatan sus ideas, sus sentimientos y sus convicciones. Poco o nada queda ya de aquel ídolo de masas. Verástegui es hoy «la voz de aquellos que no tiene voz».

Miguel Alonso


Share

Written by siglosatras

4 mayo, 2011 a 22:58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: