Periodismo e Historia

La actualidad, la historia y la cultura al alcance de tu mano

Archive for the ‘Personajes’ Category

Eduardo Verástegui, un referente contracultural en el mundo del espectáculo

leave a comment »

El actor se encuentra rodando en México la película “Cristiada” y continúa inmerso en la lucha contra el aborto y la defensa de los valores católicos

Eduardo Verástegui

Los focos y los flashes iluminaban su cara en cada estreno, concierto y aparición pública. Era el cantante del momento, el actor más deseado y un ídolo de masas que encarnaba las virtudes (y defectos) del casanova latino. Cuando se pronunciaba el nombre de Verástegui, los gritos de las fans hacían ensordecer y él se limitaba a disfrutar del éxito. Un éxito que «no viene de Dios y por tanto no viene de nada bueno», según él mismo afirma

Hoy Eduardo continúa trabajando como actor, pero lo hace desde otra perspectiva y con otros fines. Actualmente está rodando Cristiada, una película mexicana en la que interpreta a un mártir y en la que comparte protagonismo con Andy García y Eva Longoria. Compagina esta labor con la de su organización, Manto de Guadalupe, desde la que realiza una ardua y activa defensa de la vida. «No hay nada más grande que la satisfacción de levantarse cada mañana para luchar por una causa que es más grande que tú», así califica la necesidad de velar por los derechos de los no nacidos, especialmente en el ámbito latino.

Este mexicano de treinta y seis años nació en un pequeño pueblo en el seno de una humilde familia, pero sus inquietudes y ansias por alcanzar su sueño de ser cantante y rozar la gloria le llevaron a Estados Unidos muy joven. Después de participar en un grupo musical, se lanzó en solitario al mundo de la música y las oportunidades en la pequeña pantalla comenzaron a caerle del cielo. Famoso, guapo, rico y con todo lo que se le antojase al alcance de su mano. Parece lo que cualquiera podría desear. Pero Eduardo se sentía tremendamente vacío por dentro, y se dará cuenta de ello cuando su profesora de inglés le muestre lo que en realidad necesita para sentirse pleno.

Verástegui afirma que en ese instante se sintió «temblando por dentro». Su conversión y la reafirmación de su catolicismo llegaron en ese instante para dar un giro brutal e inesperado a su vida: «Comprendí que no había nacido para ser actor u otra cosa, sino para conocer, amar y servir a Jesucristo». Es ahí donde nace su nuevo estilo de vida: Verástegui decidió vender todos sus bienes y ahora va a misa a diario, reza el rosario y visita la entrada de diferentes clínicas abortivas situadas en el barrio de Los Ángeles donde reside para hablar con las mujeres y niñas que van allí a abortar.

Eduardo considera que el aborto es un crimen contra la Humanidad y también contra la mujer, por ello aparca su camioneta en la puerta de estas clínicas y muestra a esas chicas el vídeo Dura realidad, que se encuentra colgado en su página web (y al final de este post) y en el que él mismo expone la brutalidad que entraña la práctica del aborto. Es así, y a través de su participación en diversas campañas en favor de la vida, como Verástegui se ha convertido en un referente al que muchos otros actores ya siguen.

Eduardo en su etapa como modelo (catinfor.com)

Eduardo tiene una relación muy especial con España y sabe que la mayor parte de las mujeres inmigrantes que abortan aquí son de origen latino. Por ello, recientemente se ha declarado contrario a la ley del aborto española. Existe siempre una salida para quienes son víctimas de un embarazo no deseado, y desde su organización él ofrece alternativas: «Si no los quieren, dénmelos a mi». Él recoge a niños de mujeres que fueron violadas, a niños abandonados o simplemente no deseados, rechazados por tener una enfermedad o por la precaria situación económica de sus padres. Verástegui ha hallado así un modo de aprovecharse de su fama puro, sano y solidario, ayudando a quienes más lo necesitan.

Sin embargo, las críticas llegan y llegarán siempre por parte de algunos sectores, incluso por compañeros y personas del mundo del cine y la televisión, porque él va contra la corriente, y sabe que ir a favor del viento es siempre más sencillo: «Si el precio que tengo que pagar es no volver a trabajar en mi carrera, pues que así sea», ha llegado a decir. Tiene claro que la defensa de la vida es más importante.

Se ha unido a la plataforma española Derecho a vivir, pero la concienciación sobre este asunto la lleva a cabo también desde su productora, Metanoia Films, desde la que realiza películas que celebran la vida y respetan la dignidad humana: «Yo quiero ir al cine con mi madre y mi abuela y no tener que taparles los ojos en ninguna escena», ha declarado en alguna ocasión. Su amigo Eduardo Garcia destaca de él como cualidades principales «su sensibilidad, nobleza, amabilidad, sencillez, ternura, educación, humildad… y sus ganas de vivir intensamente para lograr un mundo mejor». Vive en castidad y la tranquilidad con la que se expresa, su calma y el consuelo que aportan sus palabras son inmensos. En sus ojos brillantes y compasivos pone todo su corazón; lanza mensajes con la mirada que delatan sus ideas, sus sentimientos y sus convicciones. Poco o nada queda ya de aquel ídolo de masas. Verástegui es hoy «la voz de aquellos que no tiene voz».

Miguel Alonso


Share

Written by siglosatras

4 mayo, 2011 at 22:58

Alejandro Magno, el dueño del mundo

leave a comment »

Qué grande, qué magnífico. Extraordinario y regio, majestuoso y grandioso, soberbio, brillante… el joven macedonio que conquistó el Imperio Persa en el año 331 antes de Cristo en la batalla de Gaugamela; aquel que inclinaba levemente la cabeza sobre su hombro derecho cuando te miraba fijamente y te hablaba; tenía un ojo marrón y otro gris, quizás por un traumatismo craneal; el pelo rizado y castaño claro; blanco de piel. Aquel rebelde al que muchos no entendieron; ése que luchó como ninguno y que entró por las puertas de Babilonia aclamado como un rey. Murió antes de los treinta y tres años, seguramente envenenado, pero fue uno de los más grandes luchadores del mundo antiguo, ya que su padre le dijo de niño que Macedonia se le quedaba pequeña y con tan sólo veinticinco años ya había conquistado todo el mundo conocido. Alejandro III de Macedonia, Alejandro Magno. Al pronunciar el nombre se te llena la boca: Alejandro Magno, Alejandro Magno… el grande, el incomparable, el temido. Quiso faraonizarse, pues le apasionaba Egipto desde la primera vez en que estuvo allí (país del que fue rey), y en los relieves de Karnak aparece haciendo ofrendas al dios egipcio Amón. Mantenía relaciones sexuales de manera indistinta con hombres y mujeres (quizás incluso con su madre). Eso sí, sólo con mujeres y hombres jóvenes y bellos, pues eso era lo más normal en la Antigüedad. Fue alumno de Aristóteles, y uno de sus hijos nació cuando Alejandro ya había muerto. Su Imperio, que se repartió tras su desaparición, nunca más sería el mismo. Un héroe o un guerrero sin piedad; un asesino o un conquistador. Quién sabe… era Alejandro el Magnífico, y por algo sería ¿no?

Miguel Alonso

Share

Written by siglosatras

2 marzo, 2011 at 21:07

Bloody Mary, más que una bebida

leave a comment »

María era el nombre de la tercera mujer en ascender al trono de Inglaterra, la que sería conocida como María I o más popularmente como María Tudor.

Durante su juventud estuvo marginada, y sería a los 37 años cuando ascendiese al trono. Contrajo matrimonio con Felipe II de España, entonces un joven príncipe, pero su breve reinado (1553-1558) dejaría un amargo recuerdo.

La vida de María Tudor estuvo marcada, desde un principio, por la fatalidad. Sus padres, Enrique VIII y Catalina de Aragón, habían esperado un varón que asegurara la sucesión al trono, pero María fue la única hija que tuvieron. Once años después del nacimiento de María, y al no poder garantizar su descendencia, Enrique VIII pidió a Roma la cancelación de su matrimonio con Catalina. Pero el Papa se negó, por lo que Enrique VIII optó por contraer matrimonio con Ana Bolena, con la que tuvo a la futura Isabel I.

La separación de sus padres le ocasionó a María Tudor un gran pesar y, frente al dilema de seguir el protestantismo de su padre o inclinarse por la fe católica de su madre, decidió por mantenerse fiel a su madre. Una ley del Parlamento inglés la despojó de la sucesión en favor de su hermanastra, la princesa Isabel. Pero María continuó apoyando a su madre.

La ejecución de Ana Bolena en 1536 mitigó el ambiente enrarecido, pero la nueva esposa de Enrique VIII, Juana Seymour, logró que María capitulara y jurara las nuevas leyes religiosas, con la consecuente marginación de la joven Isabel. Fruto del matrimonio entre Enrique VIII y Juana Seymour nació Eduardo, que fue designado el heredero de la corte. Pero Eduardo VI murió en 1553 y María ocupó el trono, con el deseo de ser fiel a la religión de su madre; un gesto de esperanza para los católicos ingleses.

María se fijó en el príncipe Felipe —hijo de Carlos V— y tras muchas dificultades finalmente el Parlamento aprobó la boda en abril de 1554. El matrimonio transcurrió en un clima sosegado entre abril de 1554 y 1555, pero entonces María emprendió una feroz represión contra todos aquellos contrarios a la reinstauración del catolicismo, condenando a la hoguera a 273 personas. La historiografía protestante posterior no iba mal encaminada cuando decidió apodar a la reina como «la sangrienta María» o, en inglés,Bloody Mary, dando origen a la denominación de la popular bebida de color rojo sangre.

Fuente: Historia National Geographic

http://www.historiang.com/

Miguel Alonso

Share

Written by siglosatras

25 noviembre, 2010 at 17:26

Publicado en Historia, Personajes