Periodismo e Historia

La actualidad, la historia y la cultura al alcance de tu mano

Archive for the ‘Universidad’ Category

La protección de los derechos humanos en Europa (I)

leave a comment »

EL INSTITUTO DE ESTUDIOS EUROPEOS DE LA UNIVERSIDAD DE VALLADOLID CELEBRA LAS IV JORNADAS SOBRE ESTA MATERIA

 Nadie entendería hoy un mundo en el que no se reconociesen determinados derechos; derechos que consideramos básicos y propios, que nadie puede arrebatarnos pero que, sin embargo, no siempre es sencillo garantizarlos. Los problemas actuales que entraña la protección de esos derechos, centrándonos en el marco europeo, fue el tema central de las últimas jornadas celebradas por el Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de Valladolid, un Centro de Excelencia Jean Monnet con sobrada experiencia en los asuntos europeos y con gran prestigio. El IEE realiza una ardua labor que permite a alumnos, a profesores y a todo aquel que así lo desee profundizar en los asuntos que conciernen a Europa dentro de muy diversos ámbitos.

En este caso, como decimos, las jornadas (las cuartas sobre este asunto), celebradas en los días 24 y 25 de marzo de este 2011, se centraron en los derechos humanos, y comenzaron ahondando en un derecho que no es quizás el que a todos se nos viene a la mente primero cuando pensamos en este tema, pero sí que es sin lugar a duda uno de los que más pueden afectar a nuestro día a día, a nuestra vida cotidiana y es de esos derechos que no valoramos lo suficiente porque damos por hecho que debe estar garantizado, al menos desde nuestra mentalidad occidental. Se trata del derecho al agua y al saneamiento.

(cyl.geografos.org)

Derecho fundamental al agua y el saneamiento

El profesor Alberto Herrero de la Fuente, Catedrático de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales de la UVa, fue el encargado de exponer ante unas cuantas decenas de alumnos e interesados por el tema la importancia de la escasez de agua, que no es, según sus palabras, “el mero origen de un desastre ecológico, sino que puede poner en peligro el mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales”. Es decir, que “hay que defender los recursos naturales para evitar guerras, y no al contrario”, como se ha venido haciendo durante años.

Quizás sería bueno conocer algunos de los datos que aporta la ONU al respecto para que cambiemos nuestro parecer y reflexionemos al tratar este tema: si casi 900 millones de personas carecen de acceso a agua potable, 2.600 millones carecen de un sistema de saneamiento básico y un millón y medio de niños menores de cinco años muere al año por ello, quizás el derecho al agua y al saneamiento no esté suficientemente garantizado, ¿no? Porque abrir un grifo en casa y disponer de todo el agua que se desee no es ni mucho menos lo habitual para la mayor parte del mundo, aunque sí lo sea para nosotros (de momento…).

Desde hace años no se habla ya sólo de agua, sino de recursos hídricos, ya que estamos ante un recurso de carácter económico. Y pensemos que el 97% del agua del planta es salada, y del 3% restante, el 70% está en forma de hielo. Nos queda un porción mínima de agua dulce que, en muchos casos, es agua subterránea. Por tanto “hay que poner -sentencia Herrero- un precio al agua”, pues a este ritmo en 2025 habremos acabado con los acuíferos y el resto de aguas dulces de las que disponemos (consumimos una media de 200 litros de agua por persona y día, mientras que con 40 litros sería suficiente para cubrir las necesidades básicas).

Los Estados deben tomar medidas para que toda persona tenga acceso a ese agua, se vigile su calidad, se impida su agotamiento, se establezcan usos prioritarios en caso de penuria, se abastezca en caso de emergencia y se instalen los servicios necesarios para ello (depuradoras, por ejemplo). En la Declaración del Milenio del año 2000 se habla por primera vez del derecho al saneamiento y de reducir a la mitad el número de personas que carecen de agua. No es fácil, pero ya se están logrando resultados. Y es que de nada sirve reconocer otros derechos si los más fundamentales y necesarios para el ser humano, como disponer de agua potable al menos para beber, no están garantizados. Quizás sea ese uno de los motivos por el que estas jornadas se iniciaron con esta conferencia.

Los límites expansivos de los derechos fundamentales

Al profesor Herrero de la Fuente le siguió en la mesa Enrique Linde Paniagua, Profesor de Derecho Administrativo de la UNED, que cambió de tercio para analizar si existen límites en la expansión de los derechos fundamentales. Se puede decir que desde la Declaración Universal que reconoce los derechos humanos (1948), estos derechos comenzaron a expandirse, si bien “no es un proceso de expansión claro”. El mayor expansionismo se deriva de la interpretación de estos derechos llevada a cabo por los tribunales.

Pues bien, teniendo claro que el expansionismo existe, podemos preguntarnos si es positivo o negativo. El profesor Linde Paniagua cree que hay un fallo en este planteamiento, ya que “hay derechos fundamentales y libertades públicas porque hay precisamente vulneración de los mismos”. Es imposible, por tanto, que avancen los derechos fundamentales si no avanza el mal. No estamos en el camino de la perfección, es una falsa ilusión, pero la protección es necesaria, ya que de lo contrario “la expansión genera decepción en los ciudadanos si esos derechos no pueden ser eficazmente exigidos”.

Los derechos humanos y la lucha contra el terrorismo

Cambiamos de nuevo de temática sin salirnos del hilo conductor de las jornadas en la tercera conferencia para establecer un binomio curioso, una “vinculación paradójica” entre terrorismo y derechos humanos de la mano del profesor de Derecho Constitucional de la Jaume I José Luis de Castro Ruano, y es que el terrorismo no es sino una violación de los derechos humanos. Sin embargo, hay que tener cuidado, porque la lucha contra el terrorismo puede también incurrir es un atentado contra esos valores que defiende.

El terorismo es una amenaza explícita a Europa” (aunque el europeo no sea el principal territorio afectado por el terrosimo de Al-Qaeda, por ejemplo), ya que la supresión de las fronteras en Europa puede facilitar la acción terrorista. Por ello se necesitan mecanismos conjuntos y una activa cooperación policial y judicial en esta lucha que nos concierne y afecta a todos: la amenaza es global y la respuesta, por tanto, también debe serlo.

Los atentados contra las Torres Gemelas en Estados Unidos aquel fatídico 11 de septiembre marcaron un antes y un después, un punto de inflexión en el tratamiento de esta materia. De hecho, unos días después (el 21 de septiembre de 2001) se celebró un Consejo Europeo Extraordinario. Es entonces cuando se declara que la lucha contra el terrorismo es un objetivo prioritario de la Unión Europea.

Desde ese instante, se han celebrado Congresos y se han producido, entre otras cosas, Decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, con especial atención de nuevo después de los atentados del 11 de marzo en 2004 en Madrid: se establece entonces un compromiso de reforzar los mecanismos existentes y crear otros nuevos más eficaces, como la figura de un coordinador europeo de lucha antiterrorista o la cláusula de solidaridad, por ejemplo. Otros de los instrumentos de que la sociedad internacional dispone para luchar contra la lacra terrorista son la Orden de Detención Europea (Euro-orden), la Unidad de Cooperación Judicial Europea (Eurojust), la Oficina Europea de Policía (Europol) o la Agencia Europea de Fronteras (Frontex).

Pero todos recordamos que el 7 de julio de 2005 vuele a darse un atentado brutal, en este caso en el Metro de Londres, momento desde el cual se hacen más importantes cuatro ámbitos de actuación en la lucha antiterrorista europea: la prevención (el más novedoso), la protección, la persecución y la reacción, conceptos que se afianzan y amplían en 2010 con el Marco del Nuevo Programa de Estocolmo. Podemos concluir afirmando, según el profesor de Castro Ruano, que existe un modelo de respuesta antiterrorista en Europa que avanza y se amplia poco a poco. Verémos en los próximos años cómo funciona.

Miguel Alonso

Share


Written by siglosatras

19 abril, 2011 at 12:08

Colegio San Francisco de Asís, ejemplo de educación en Castilla y León

leave a comment »

  • Este centro educativo vallisoletano ofrece una educación bilingüe superior a otros colegios de la comunidad
  • En las últimas Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) aprobaron el 100% de los alumnos presentados

Te recibe cuando llegas a la ciudad de Valladolid y te despide al marcharte. Está estratégicamente situado en un paraje tranquilo, pero no demasiado apartado. Al final del barrio de Delicias de la capital vallisoletana se encuentra el Colegio San Francisco de Asís, que ha abierto sus puertas a ‘Periodismo e Historia’ para hablarnos sobre educación, inmigrantes en las aulas, catolicismo, fracaso escolar, preparación de los alumnos para la PAU, perspectivas de futuro de los estudiantes que finalizan el colegio y otras muchas cosas.


Juan Carlos, director del Centro, en su despacho

Juan Carlos Blanco dirige este centro educativo regentado por los frailes franciscanos conventuales desde que se inaugurase en los años sesenta del pasado siglo. Tiene a unos 525 alumnos bajo su mando, un reto que afrontó “al principio con miedo de saber si estaré preparado, si estaré a la altura, si sabré responder -según confiesa- pero ese miedo inicial se fue tornando en conformidad” y después de tres años en el cargo está “mucho más tranquilo”. Asegura, sin embargo, que más de ocho o doce años en el puesto (los mandatos son de cuatro años) “sería nefasto, no personalmente, sino sobre todo para el Colegio” porque siempre viene bien la entrada de gente nueva y de ideas nuevas.

Además de dirigir el centro, este palentino de 37 años, profesor y religioso de vocación, da clases de Historia del Arte en Segundo de Bachillerato: “Lo mejor siempre, tanto de profesor como de director, son los alumnos. Por eso, cuando me designaron como director me reservé unas clases, porque el contacto con las aulas es importantísimo”. Lo peor de ocupar el sillón de Dirección también lo tiene claro: “que tengo la agenda hasta arriba y la burocracia me quita mucho tiempo”.

El San Francisco de Asís agrupa a alumnos desde los dos y tres años (antes de la Educación Infantil cuenta con un servicio de Ludoteca para los más pequeños) hasta los diecisiete y dieciocho de aquellos que finalizan el Bachillerato. Por ello, para profundizar en los temas que nos interesan hemos hablado, además de con Juan Carlos, con un profesor de Primaria (Juan) y uno de Secundaria (Francisco Javier). Vamos a conocerles un poco antes de ‘entrar en harina’:

Juan Hidalgo durante una intervención en Televisión Castilla y León

Juan Hidalgo, de 30 años, es tutor de Cuarto de Primaria y lleva dos años trabajando en el Colegio, aunque ha pasado ya por otros tres centros católicos. Nació en Valladolid, se crió en los alrededores del San Francisco y asegura que “es el colegio en el que más a gusto he estado de todos por los que he pasado y me pilla al lado de casa, así que todo son ventajas”. En caso de irse de Valladolid optaría por una ciudad costera, pero por ahora no entra en sus planes: “Me he comprado una casa a ocho minutos del colegio y necesito estar aquí hasta que la pague (risas). Además me gusta la ‘cultura de barrio’, encontrarme con las madres y algunos chavales cuando voy a hacer la compra”. En su tutoría tiene a alumnos de entre nueve y diez años, una edad a la que este vallisoletano ya pensaba en dedicarse a la enseñanza: “Desde pequeño me imaginaba que era profesor y corregía las fichas de mis hermanos mayores con la consiguiente bronca”. Sin embargo, no se matricularía en Magisterio tan pronto como terminó el instituto, sino que primero haría un Ciclo Formativo. Necesitó el empujón de un compañero y finalmente estudió Educación Infantil, Magisterio de Inglés y vio cumplido su sueño.

Asegura que lo mejor de su trabajo es “sin duda el reconocimiento de alumnos y padres pasados los años. Te encuentras con padres de alumnos por los que has luchado mucho o por los que te has roto la cabeza, confías en ellos y salen adelante, montan su negocio y triunfan. Lo peor: que siempre hay algún padre que no comprende tus métodos y se enfrenta por defender a su hijo sin más. Siempre hay situaciones desagradables. En mi caso muy pocas, una o dos, pero existen, y esa es un poco la mancha negra”.

Por otro lado, Francisco Javier es tutor de Segundo de la ESO y profesor de Conocimiento del Lenguaje, además de ser Orientador del Centro. También vallisoletano, estudió en el San Francisco y lleva quince años trabajando en el Colegio, aunque ha sido también profesor de otro centro católico. Como el director y como Juan, demostrando que ésta es una profesión vocacional, afirma que tenía claro que quería dedicarse a esto “ya desde pequeñito, cuando estaba en el San Francisco estudiando, me llamaba mucho la atención el trabajo del ‘profe’ y después de hacer COU me decidí a hacer Magisterio”. Posteriormente estudiaría Psicoedagogía y a día de hoy continúa formándose y haciendo cursos. “Creo que es necesario”, afirma.

Mientras que para él lo mejor es desempeñar su trabajo, puesto que muchos no pueden hacerlo, lo peor fue “una situación personal que viví hace tres cursos por motivos de organización: se reorganizó el Centro y uno de los cursos no lo pasé muy bien, pero volví al puesto donde estaba y retomé de nuevo el interés y el venir contento al colegio”. Como orientador tiene alumnos de muy diversas edades, y afirma que “los trabajos son indudablemente muy diferenciados: en Infantil y Primaria el trabajo es más directo, más cercano, de atender a las familias, y la orientación en Secundaria es más con el alumnado, más académica y profesional que de atención de dificultades y aprendizaje”.

LAS PREFERENCIAS DEL ALUMNADO: PARTICIPACIÓN PERO SIN MUCHO ESFUERZO

Dibujo de niños en el aula (blogspot.com)

“Las asignaturas que sin duda gustan más son la Lengua y el Conocimiento del Medio, aquellas en las que los chavales pueden participar y dominan y siempre pueden colaborar”. Eso nos dice el tutor de Cuarto de Primaria. ¿Las menos favoritas? Las Matemáticas, que “son menos atractivas, aunque hay gente muy capaz”. Por su lado, el tutor de Segundo de la ESO destaca la Educación Física como la idónea para “conocer mejor al alumnado, donde mejor se ve su forma de actuar, de comportarse, de agruparse”. Las materias memorísticas (las Ciencias Sociales especialmente) les requieren obviamente “más trabajo y un mayor esfuerzo personal”, por lo que la aceptación es menor. Seguimos aumentando de nivel y llegamos a Bachillerato, donde Juan Carlos destaca que “depende mucho de las motivaciones de los alumnos y también depende de los profesores”. Y es que que el profesor guste es fundamental, y aunque hay gente que lo tiene claro cuando comienza a optar en los cursos de la ESO, otros llegan a Bachillerato “sin saber si lo suyo son las Letras o las Ciencias”.

CASTILLA Y LEÓN, POR ENCIMA DE LA MEDIA ESPAÑOLA EN EDUCACIÓN

Pese a los malos resultados que ha venido obteniendo España en el plano educativo durante los últimos años, Madrid y Castilla y León suelen estar por encima de la media incluso de la OCDE (según el informe PISA). Juan tiene claro cuál puede ser una de las causas: “Es muy sencillo. Mi impresión es que hay comunidades con lenguas propias (Cataluña, País Vasco, Galicia, Valencia) y en su plan tienen registradas una serie de horas lectivas que dedican a esa lengua. Nosotros no tenemos lengua autóctona propia de la comunidad autónoma, por lo que utilizamos esas horas, que son las mismas en toda España, para otras áreas y eso se tiene que notar de alguna manera”. El director está totalmente de acuerdo con esta postura, y señala que “una lengua propia absorbe muchas horas, mientras que aquí hay más tiempo para el resto de asignaturas”.

Pero ¿tiene algo que ver también el plano legislativo? Desde luego el hecho de no tener una lengua propia no es la única causa, aunque sí fundamental. El director cree que “efectivamente depende de la importancia que se de desde la institución autonómica a la enseñanza, y tanto Madrid como Castilla y León han apostado bastante por la educación, le prestan bastante atención”. Francisco Javier tiene una visión similar al respecto, y cree que “en Castilla y León se están haciendo las cosas bastante bien en educación”. Sin embargo, “hay que cambiar cosas y debería volver a primar la cultura del esfuerzo que se tenía hace unos años y que ahora ha desaparecido, y eso lo propicia un poco el sistema educativo que tenemos”.

El profesorado ha de inventar estrategias e intentar que los chavales no fracasen escolarmente, pero el entorno también influye en su rendimiento (Juan)

Como profesor de la ESO y orientador, Francisco Javier opina que “el hecho de que los alumnos puedan promocionar de curso con asignaturas pendientes a lo largo del tiempo bajará los niveles educativos”, un ejemplo de que las medidas sobre educación no siempre ayudan a que los resultados sean buenos. Aunque el tema parece irritarle en cierto modo a Juan y prefiere no profundizar, se acaba ‘mojando’ y cree que “las leyes de educación están destrozando todos los planes que funcionaban y funcionan aún aunque sobre los papeles imperen otras leyes ahora. Cada vez que se hace una reforma educativa se exige menos a los chavales, se gasta más dinero y los resultados son cada vez peores”.

EL SEXO FEMENINO POR DELANTE DEL MASCULINO, PERO ¿SÓLO EN LECTOESCRITURA?

Los datos revelan que las chicas están más aventajadas en lectura o escritura, por ejemplo, pero esto no sólo es cierto, sino que, según nos dice Juan, “por lo general las niñas maduran antes en todos los ámbitos. A esta edad (entre nueve y once años) se da una evolución madurativa enorme. El sexo femenino se desarrolla antes y ellas tienen otras inquietudes antes que los chicos”, asegura Juan, que destaca como ejemplo que “la mayoría de mis chavales están todavía pensando en Bob Esponja y las chicas están pendientes del novio que se van a echar”. Coinciden las opiniones en este punto, y parece que en Secundaria se repite esta tendencia, pues según Francisco Javier “la clase de Secundaria donde hay más chicas que chicos ‘tira’ más en general en todas las asignaturas, no sólo en Lengua”.

INMIGRACIÓN: ADAPTACIÓN ESTUPENDA Y EN GENERAL BUENOS RESULTADOS

En España hemos pasado de un 2% de inmigrantes en las aulas en el año 2000 hasta casi un 10% actualmente. Búlgaros, rumanos, mexicanos, argentinos, dominicanos, marroquíes… esas son las nacionalidades más numerosas dentro del San Francisco y en general en Castilla y León. Pero ¿están realmente bien integrados con sus compañeros y se adaptan al nuevo entorno? Aunque reconoce que no es lo habitual y que hay casos contrarios, los extranjeros que tiene Juan como alumnos (un chico argentino y una niña rumana) “son muy capaces, tienen muchas ganas de aprender y una iniciativa y motivación fuera de serie”.

Por otro lado, con unos veinte alumnos inmigrantes en la ESO, Francisco Javier asegura también que “hasta el momento la relación es buena”. Es destacado el hecho de que en el Centro existe “para esos alumnos un plan de acogida con un período de inmersión lingüística de entre tres y cuatro meses (para los alumnos que hablan otra lengua) en el que se da prioridad al idioma para después intentar poco a poco que vayan entrando en la dinámica general de la clase”. Coincide con el profesor de Primaria en que “la disposición parece ser positiva”.

Debería volver a primar la cultura del esfuerzo que se tenía hace unos años y que ahora ha desaparecido (Francisco Javier)

Es clave en este punto un dato llamativo: como resulta lógico debido al hándicap que entraña el idioma, búlgaros, rumanos y marroquíes son los que más problemas presentan inicialmente, mientras que los alumnos dominicanos, mexicanos y argentinos ese problema no lo tienen. Sin embargo, los tres educadores coinciden en que (según palabras de Francisco Javier), “sobre todo los alumnos de Marruecos después de ese período de inmersión lingüística están llegando a los niveles, se están titulando en Secundaria e incluso tenemos ya un alumno que se ha titulado en Segundo de Bachillerato con unas notas impresionantes”, mientras que los procedentes de Sudamérica, pese a no tener el problema del idioma y poseer una cultura y religión más afines a las nuestras, “hasta ahora no hemos sido capaces de titular en Secundaria a ninguno, ya que la cultura del esfuerzo y el trabajo no la tienen”.

Juan Carlos, que siguiendo lo que apuntaba el profesor de la ESO señala que en Bachillerato sólo hay una inmigrante (concretamente de origen rumano), redunda en la idea de que “sobre todo los inmigrantes del Este y los del norte de África presentan dificultad en el idioma, pero vienen de lugares en los que la educación está muy valorada, y son los que antes ‘se ponen las pilas’ aun teniendo la dificultad del idioma y con los que menos problemas tenemos a nivel académico. Terminan respondiendo. A los sudamericanos, que no tienen esa dificultad, les pesa mucho el hecho de que los niveles de educación y de disciplina no son (en aquellos países) los niveles de España”.

El director no quiere pasar por alto tampoco que “los problemas de disciplina más ‘gordos’ que he tenido ha sido con los nacionales: ahora suben muchos más inmigrantes a cursos superiores mientras que hay mucha desmotivación en el alumnado español por hacer estudios superiores”.

NINGÚN PROBLEMA CON EL ALUMNADO INMIGRANTE POR EL TEMA RELIGIOSO

Juan asegura que no ha tenido ningún problema por tratarse de un Centro católico pese a ser éste “un año crucial porque toman la Comunión la mayoría de losalumnos de mi clase. Ellos saben que vienen a un Colegio católico, tienen que cursar la asignatura de Religión, lo acatan y punto, sean o no sean católicos”. Y es que, como destaca Francisco Javier, “dentro de este Centro hay un ideario, un reglamento de régimen interior: somos un Centro católico y acudir a ciertas celebraciones, a las eucaristíastienen que que tenemos… eso tienen que respetarlo y hasta ahora no ha habido ningún problema”. ¿La clave? Según Juan Carlos que “no obligamos a nadie a nada”. Se respeta el hecho de que “el que pone algún impedimento, en clase de Religión hace alguna otra cosa, sin problema”.

Iglesia de San Francisco de Asís, anexa al Colegio (pazybien.org)

FRACASO ESCOLAR: ¿DEBEMOS PREOCUPARNOS POR SU AUMENTO?

Las estadísticas más recientes nos hablan de una tasa del 32% de fracaso escolar y desvelan que sólo un 5% del alumnado obtiene un óptimo rendimiento académico. En principio puede parecer una tasa disparatada que nos debería preocupar. De hecho Juan nos dice que “tal y como están presentados los datos sería preocupante, pero yo no creo que sea así, es un poco exagerado”. Centrándose en la Educación Primaria y especialmente en sus alumnos, reconoce que hay algo de fracaso escolar “como siempre ha habido, pero no llega a esos extremos ni de lejos”. Puede que la media sea esa a nivel nacional, “pero en mi clase y por extensión en mi Colegio no sale esa media. Me niego a pensar eso”.

(blogspot.com)

Pero ¿qué pasa en Secundaria? ¿Será también esa la apreciación de Francisco Javier? Pues sí: “esa tasa me parece altísima”, afirma. “Yo creo que no es la realidad de nuestro Centro. Aquí el buen rendimiento es bastante mayor del 5%, y fracaso escolar sí que hay, sobre todo en el primer ciclo de la ESO: tenemos chavales que no llegan o a los que nosotros no somos capaces de llegar”, pero no cree que sea tan alto el porcentaje. Sin embargo, puede que mirando las cosas desde otro prisma más general como director Juan Carlos sí que confía en la veracidad de esa estadística y afirma que, si no es tanto el fracaso, es sólo un poco menos, pero sin duda “es algo preocupante en lo que nos tenemos que implicar profesores y familias”.

La implicación de la familia para el buen rendimiento de los niños es básica (guia-padres.com)

Y ¿por qué esos datos? ¿cuáles son las causas de ese fracaso escolar tan elevado hoy en día? ¿Cómo puede solucionarse? Sin duda para paliarlo juegan un papel crucial los alumnos y su capacidad, pero la responsabilidad “la tiene también el profesorado, que ha de inventar estrategias e intentar que los chavales no fracasen escolarmente, y desde luego el entorno, todo eso influye en el rendimiento de los chavales” afirma Juan. Y al hilo de ello, Juan Carlos destaca que “hay que estar bajando los niveles de exigencia precisamente para que esas estadísticas no se disparen”. Él cree que no es fácil inventar esas nuevas estrategias a las que aludía Juan: “El profesorado muchas veces se resiste a dar las clases de otra manera, pero hay que comprender que los niños cambian, que la sociedad cambia y que ahora se estudia mucho por imágenes. El profesor necesita echar mano del cañón, de la pizarra digital, mostrando cosas que les entren por los ojos…”. Y es que parece ser que “lo de la clase magistral donde esperas que veinte niños te estén escuchando durante una hora con toda la atención del mundo ha pasado a la historia”.

Pero también el profesor de Primaria citaba al entorno como pieza clave en este asunto, una idea en la que el director está plenamente de acuerdo: “Echamos mucho de menos que desde las familias se les marque más a los chavales, sobre todo en las edades de la ESO. Yo creo que hay un sentimiento general de que el niño ya es mayor y que ya tiene que estudiar él solo, pero si no lo hace, usted tendrá también que seguir marcándole los tiempos de estudio, pasándole la lección y comprobando que el niño estudia”.

UNA EDUCACIÓN BILINGÜE IMBRICADA DENTRO DEL MARCO EUROPEO

El Colegio San Francisco de Asís ha apostado por una educación bilingüe que actualmente se imparte desde los tres años y durante toda la Educación Infantil y abarca los primeros cuatro cursos de Primaria. El director también nos dice que el Centro está muy implicado “en los convenios o proyectos de colaboración con otros colegios europeos con vistas a concienciar cada vez más a alumnos y profesores de la importancia de los idiomas”.

Los alumnos de Juan son hoy los más mayores del Colegio de entre los que estudian en ambas lenguas, español e inglés, y este profesor señala que la implantación del bilingüñísmo “es algo que ha dado y sigue dando mucho trabajo”, ya que, además, es destacable que se trata del “colegio de Castilla y León con el máximo numero de asignaturas bilingües: tenemos cuatro a nivel de Cuarto de Primaria (catorce horas semanales), mientras que el resto tienen una o dos. Nosotros nos hemos arriesgado con ello, podemos hacerlo y está dando unos resultados muy satisfactorios”. Esta primera promoción en trabaja el bilingüe desde Primero de Primaria tiene “un nivel de inglés muy superior a los que están en Sexto de Primaria o incluso en Primero de la ESO, muy muy superior”, destaca Juan, “constatable además, no es cariño de profesor”, apostilla.

Faltan, por tanto, dos años para que el método bilingüe llegue a la ESO, y Francisco Javier cree que “la concienciación va a ser mas rápida en el alumnado que en el profesorado, ya que los alumnos llevarán años con ello pero al profesorado le va a costar porque está acostumbrado a una determinada forma de trabajar y se tiene que plantear otra. Para ello tiene que haber una formación de esos profesores, lo cual les implicará mas trabajo y ponerse al día en determinados campos”. Pero “por ahora -dice el profesor de Secundaria- la respuesta es muy positiva tanto por el alumnado como por las familias y por toda la comunidad educativa. El impulso que está dando el bilingüismo al Centro es realmente bueno”.

Los colegios concertados no regalamos las cosas: el último año todos los que se presentaron a la PAU la aprobaron (Juan Carlos)

Juan Carlos, el director, destaca uno de los principales motivos por los que el método ha funcionado bien en Primaria y será más difícil de implantar en Secundaria: “Ha ayudado mucho para hacer esta implantación el hecho de que haya coincidido con las jubilaciones y prejubilaciones de muchos profesores de Primaria. Es decir, ha habido un cambio generacional de profesores que llevaban toda la vida en el Colegio y se les acabo su vida activa”. Como es obvio, todas las nuevas contrataciones se han hecho ya con profesores de doble titulación de Magisterio e Inglés. La formación, por tanto, como decía Francisco Javier, de los profesores de Secundaria será fundamental, ya que en ese caso no va a producirse el cambio generacional.

Podría parecer difícil que alumnos de tan corta edad sean capaces de asimilar de forma normal asignaturas tan complejas como Conocimiento del Medio (ahora Science) en un idioma que no es el suyo propio: “Hacerles ver a los chavales que determinadas asignaturas que siempre han sido en castellano ahora se dan en inglés es un poco complicado, pero de todas formas ellos son niños y tienen la capacidad de adaptarse a cualquier cosa”, asegura Juan, que según nos cuenta trata de que los sesenta minutos de clase sean completamente en inglés, y afirma que el modo de entender la materia si los alumnos no tienen adquirido el vocabulario y las estructuras esenciales es “a través de mímica, de gestos, de teatro… a los chavales les encanta, les motiva, se ríen, les hace gracia y se acuerdan de las cosas”. Por otro lado, hay que decir que se trata de una doble evaluación, es decir, que mientras que el temario en clase y los ejercicios se dan en inglés y se valoran los conocimientos de ese idioma, llegado el momento de valorar los conocimientos adquiridos, los niños estudian la materia en castellano y se examinan en esta lengua.

El tutor de Cuarto de Primaria nos cuenta también que están inmersos en un proyecto más en relación a este tema: “Vamos a presentar a los chavales de Primaria a los exámenes oficiales de la Universidad de Cambridge, desde el primer nivel, Starters, en Cuarto, Movers en Quinto y Flyers en Sexto para poder presentarse luego al First. Estamos trabajando mucho, pero estamos muy satisfechos porque los chavales están respondiendo muy bien y están muy motivados”.

NUEVAS GENERACIONES: LAS REDES SOCIALES Y LA SUPERPROTECCIÓN PARENTAL

¿Es tan cierto como se dice eso de que los niños de hoy en día están ‘revolucionados’? ¿Hasta qué punto se aprecia en las aulas esa influencia que ejercen sobre ellos la televisión y las nuevas tecnologías? Para el profesor de Primaria no hay duda: “No tienen nada que ver los niños de ahora con los que eramos hace veinte años. Yo tenía más de cuarenta compañeros en clase y ahora son apenas veinte y aun así a veces se hace difícil controlarlos”. Juan cree que esa falta de disciplina se debe a que “los niños se saben con la razón siempre. Antes el profesor era un figura de autoridad y lo que decía se acataba y punto, ahora hay que lidiar un poco con los padres, con su opinión…”.

Y es que cree que, no sólo influyen la tele o Internet, sino también la superprotección de los padres: “Tenemos que tener mucho cuidado con lo que decimos y hacemos porque si decimos algo que pueda ‘ofender’ a los chavales tenemos una jauría de padres en contra dispuestos a armarla por lo que haya hecho o dicho el profesor”. Recordando el reciente caso de un profesor denunciado por los padres de un niño musulmán por haber hablado en clase del corte del jamón, Juan exclama: “¡Dios mio! ¡Qué es esto! ¿Dónde estamos llegando? Eso es un ejemplo de lo atados que estamos de pies y manos muchas veces los profesores”.

El profesor de la ESO ni siquiera se remonta a veinte años atrás, sino que se atreve a afirmar que “el alumnado no es el mismo que el de hace siquiera 5 años. Sobre todo las redes sociales tienen una gran influencia en ellos: Tuenti, Facebook”. Francisco Javier valora las bondades o cualidades que pueden tener estas redes sociales si se hace de ellas un buen uso, pero también señala que no podemos olvidar que hay que tener cuidado: “Lo que no se puede contemplar es que un chaval de Secundaria se pase cuatro o cinco horas por la tarde delante de la televisión o cuando sus padres se acuestan y él tiene el ordenador en la habitación no se den cuenta de que por la noche el chico esta conectado durante horas y viene con sueño a clase”.

LA PREPARACIÓN PARA LAS PRUEBAS DE ACCESO A LA UNIVERSIDAD (PAU)

El director del Colegio calcula que “entre un 70 o un 75% de los alumnos de Bachillerato continúa después con estudios universitarios”. Sin embargo, aunque los que ya han optado por hacer Bachillerato en general tienen pensado ir a la universidad, “otros terminan haciendo módulos o directamente salen al mercado laboral”. Esa desmotivación que impide que los chavales opten por hacer el Bachillerato“, dejando incluso la ESO” lleva a que sean derivados a otro tipo de estudios. Para quienes se encuentran en esa situación y la Secundaria se les hace muy cuesta arriba, Francisco Javier recuerda que “hay caminos alternativos, como los Programas de Cualificación Profesional Inicial, que son dos años en que puede que ese alumno vuelva a recobrar la motivación por el estudio”.

Dentro de las carreras con mayor aceptación están “casi todas las Ingenierías, aunque algunos optan por Medicina o Enfermería, es decir, la rama de la sanidad”. Eso nos cuenta el director, que también asegura que son menos los alumnos que se deciden por Derecho, y desde luego “las que menos aceptación tienen son las de Letras: muy pocos van por Filosofía, Historia, Historia del Arte…”. Juan Carlos recuerda también que muchos de ellos optan por Magisterio, siendo el de Deporte el que tiene mucha aceptación. Pero las de Ciencias siguen siendo las mayoritarias.

Los alumnos de Bachillerato han de ser conscientes de las diferencias entre el colegio y la universidad (unavarra.es)

Muchos de los alumnos del San Francisco de Asís pasan su vida escolar completa en el Centro y después de quizás catorce o quince años, salir de allí y comenzar a estudiar en la universidad puede ser complicado: “En el colegio son pocos alumnos por clase, a los ‘profes’ nos conocen de toda la vida y nosotros a ellos, hay mucho apoyo y comentario extraescolar, más labor de tutoría que en la universidad… Se nota mucha diferencia para los alumnos que llevan toda la vida en el Colegio. El nivel de exigencia es mucho mayor y se encuentran con clases de más de cien alumnos donde la relación con el profesor es totalmente esporádica”, dice Juan Carlos. Sabemos, sin embargo, que las cosas están cambiando también en el panorama universitario español, y el director del San Francisco cree que “con el Plan Bolonia la atención y el seguimiento que tiene que prestar el profesor a lo que hace el alumno es mayor, por lo que esto también se notará, pero aun así, y hasta que todo se adapte, queda todavía un importante rodaje por delante”.

Una vez elegida la carrera o la rama por la que se quieren seguir los estudios y teniendo claro que las cosas en la universidad no son como en el colegio, un tercer elemento indispensable es la buena preparación de cara a las Pruebas de Acceso a la Universidad: “Se les prepara al 100% -afirma Juan Carlos-. En Segundo de Bachillerato la palabra PAU la oyen constantemente”. Esto es una moneda de doble cara, ya que por un lado es preciso que esos alumnos estén bien formados y se preparen de cara a esos exámenes de Selectividad, pero por otro ese empeño obliga a que las clases vayan más rápido: “Segundo de Bachillerato es un curso muy rico en contenidos, pero que se da a toda prisa porque hay que dar el temario entero. A veces la sensación que tengo en mi asignatura, en Historia del Arte, es de que les estoy dando más una clase de técnicas de estudio para poder memorizar todo y que la PAU salga bien que propiamente la asignatura”.

Un método de preparación para que los alumnos obtengan buenos resultados en la PAU es que en el Colegio, durante ese último curso, “los exámenes se hacen todos en tres días, como en Selectividad, y el esquema de examen es idéntico al esquema que se hace en la PAU”. Sin duda todo esto da resultados, porque, como recuerda Juan Carlos, “aunque pueda sonar pretencioso o de vanagloria, el último año todos los que se presentaron a la PAU la aprobaron, y gente con nota. Los alumnos salen preparados”. El director quiere desmentir así ese mito infundado de que “los colegios concertados regalamos las cosas, inflamos notas… no es cierto, porque la Selectividad es una prueba externa que nada tiene que ver con nosotros y ahí se ven los resultados. La gente responde con el mismo nivel con el que ha respondido en el Centro”.

Nos quedamos con esa última frase del director del San Francisco de Asís: los alumnos de este Centro responden, se comportan y actúan tras su paso por él tal y como lo hicieron allí, tal y como les educaron. Alumnos preparados, con una formación basada en el esfuerzo y el trabajo, en la superación personal; con una educación cimentada sobre los valores del catolicismo, la solidaridad, la responsabilidad y el compañerismo. Alumnos que regresan con ilusión al Colegio, pasados los años, para reencontrarse con sus profesores, con los pasillos y las aulas. Retomamos así el titular de este post para terminar señalando de nuevo y como idea central que el San Francisco de Asís puede ser tomado claramente como un ejemplo y un referente de la educación en nuestra comunidad.

Fachada del Colegio San Francisco de Asís

Si quieres saber más te recomendamos…

… que visites la página web del Colegio San Francisco de Asís

para obtener más información sobre el Centro, el profesorado,

los servicios que ofrece, el proyecto europeo, etcétera.

http://www.sanfranciscodeasis.org/

… que no te pierdas el vídeo emitido por Televisión Castilla y León

sobre la ‘vuelta al cole’ después del verano y grabado

en la clase de Juan Hidalgo (4º de Primaria).

http://www.youtube.com/watch?v=J7fhkbHbvQU

Miguel Alonso

Share

Written by siglosatras

23 febrero, 2011 at 23:09

EDUCACIÓN: Entrevista con… JARA CUADRADO

leave a comment »

Si te encuentras con un buen profesor que sabe transmitir y enseñarte, eso es al final lo más importante”

  • Leer mucho, completar la formación académica y estar al día de lo que pasa, esas son las claves de Jara a tener en cuenta por los nuevos estudiantes de Historia.
  • Confía en que el conflicto en Egipto va a “salir bien” y recuerda que en Europa se luchó por lo mismo durante mucho tiempo y finalmente se logró.

Estudia Historia en la Universidad de Valladolid y finaliza este año su carrera con varios planes de futuro entre manos. Unas manos muy finas que acaricia mientras habla adornadas por un prominente anillo. A sus veintidós años, Jara Cuadrado Bolaños lo tenía claro cuando se inició en esta aventura universitaria: “Me decanté por Historia porque veía que tenía capacidad para desarrollar los temas, entenderlos y participar en ellos. Me veía muy preparada para esa carrera”. Reconoce que barajó otras posibilidades, como el Periodismo, la Literatura o la carrera de Hispánicas, pero “como asignatura (la historia) siempre me atrajo muchísimo. Tuve buena suerte con los profesores, que también es importante”, afirma.

La participación activa del alumnado, fundamental

Cuando preguntamos a esta vallisoletana de ojos marrones y mirada fija y penetrante por el balance que puede hacer de los cinco años de carrera, nos dice que “siempre me ha parecido muy interesante compaginar las clases tradicionales del típico dictado e interactuar, es decir, crear clases para que los alumnos interactúen y haya debates provocados por los profesores; asociar las clases a actividades como pueden ser los seminarios, el análisis de textos u obras de algún autor y también incluir documentales y análisis de películas me parece muy interesante porque en realidad en Historia tenemos la oportunidad de poder entender factores diferentes como pueden ser la economía, la filosofía, el cine y me parece muy interesante eso, es algo muy atractivo en la carrera”.

Y es que tendemos a asociar la Historia con el mero estudio de grandes libros y cientos de hojas de apuntes, pues eso “es algo que se ha inculcado por parte de muchos profesores: llegar a clase y hacer lo mismo cada año y no dar la posibilidad al alumno de cultivarse en la biblioteca, leyendo en su casa o estudiando películas. Sí que hay profesores que lo hacen, pero debería haber más porque es muy interesante”, piensa Jara.

Sin apartar apenas la mirada y escuchando atenta a las preguntas, esboza una sonrisa y carcajea al ser preguntada por sus expectativas iniciales: ¿Se han cumplido o no? “La verdad es que sí. Aunque he ido cambiando cada año de ideas e intereses, la verdad es que se han cumplido. De hecho ha sido todo mucho mejor de lo que creía cuando empecé. Salgo muy contenta de la carrera, acabo muy a gusto y creo que con una buena formación. Obviamente hay que ampliarla porque la historia es un campo muy amplio, muy general, pero yo creo que salimos bien preparados”.

Quizás un punto flaco en la licenciatura sean algunas de las asignaturas referidas a la Historia Antigua: “En el caso de la Universidad de Valladolid creo que necesita un impulso mucho más grande. Sí que me he encontrado con profesores muy interesantes que tenían un conocimiento muy muy amplio, pero quizás falle la forma de trasmitírselo a los alumnos. Hay mucha gente interesada, porque la Historia Antigua es muy atractiva: la civilización griega, el Imperio Romano, Egipto, etcétera, pero debería darse con otros métodos, no simplemente soltar en clase unos apuntes poco claros. Como decíamos, debería tratarse de interacturar”.

No podría estar ahora mismo sin saber qué voy a hacer en septiembre. Siempre estoy buscando salidas alternativas

Los estudiantes discurren por los pasillos, entran y salen de la sala de estudio y algunos charlan cerca mientras Jara continúa hablando con voz suave y delicada, tranquila; transmite mucha paz. Esta vez se atreve con el Plan Bolonia en relación al nuevo Grado en Historia: “He tenido la oportunidad de leer por encima las asignaturas y en mi caso particular me da pena que se haya recortado la Historia del Mundo Actual, que es el campo que me interesa más”.

Y es que el grado se desarrolla a lo largo de cuatro años y no de cinco (como la licenciatura) y supone una formación más activa y participativa por parte del alumno: “Una parte positiva es que en este caso los alumnos hacen muchas actividades que nosotros nunca hemos tenido la posibilidad de hacer, a no ser por la espontaneidad de algún profesor, pero ahora esa obligatoriedad de asistir a conferencias o a cursos creo que, aunque la gente en principio lo vea como una perdida de tiempo, al fin y al cabo con el paso de los años se darán cuenta de la suerte que han tenido porque creo que es muy importante complementar la carrera con esas actividades”. Sin embargo, aunque piensa que la formación va a mejorar, no debemos olvidarnos de algo que para ella tiene especial importancia, y es que la base es tener un buen profesor: “Puede haber un plan u otro, pero si te encuentras con un buen profesor que sabe transmitir y enseñarte, eso es al final lo más importante”.

Destaca personalmente el siglo XX y la Primera Guerra Mundial

Jara tiene claras sus preferencias: la Historia Moderna, el Mundo Actual, la contemporaneidad, los sucesos más recientes de nuestro pasado. Por ello destaca el siglo XIX, que fue “el siglo de las revoluciones. Marcó un antes y un después. Supuso un proceso largo de asimilación, pero yo creo que fue muy importante por los pasos que se dieron, cuya trascendencia se aprecia aún en la actualidad. Pero yo por interés particular me quedo con el siglo XX porque creo que hay muchas más convulsiones que siguen latentes a día de hoy, como por ejemplo el proceso descolonizador que me parece muy interesante y sin el que no podríamos entender lo que pasa en cada rincón del mundo o de esos países que nos quedan tan lejanos pero que están a la orden del día”.

No vacila demasiado al señalar la Primera Guerra Mundial como hecho histórico más destacado de la historia reciente: “Yo marcaría ese hito porque fue un cambio muy brusco. Se había mantenido en Europa una tensión muy fuerte pero nunca se había llegado a un desencadenamiento tan brutal como ese, y además cambió todo el postulado que había hasta entonces, la mentalidad incluso. Fue un cambio muy fuerte dentro de la sociedad, la mentalidad y como plantearse las relaciones internacionales”.

Perspectivas de futuro

“Yo tengo la suerte o la desgracia (nosotros pensamos que la suerte) de tener organizado todo y siempre tener planes”. Con esta rotundidad y madurez Jara demuestra que tiene las cosas claras y que “no podría estar ahora mismo sin saber qué voy a hacer en septiembre. Entonces siempre estoy buscando salidas alternativas”. Y no son pocas las alternativas posibles, pues desde la docencias hasta los diferentes másteres que se ofertan relacionados con sus intereses, pasando por la investigación, no desdeña ninguna de las opciones por ahora: “Mi idea siempre ha sido la de opositar porque me gustan mucho la enseñanza y la docencia. Tenemos la opción de hacer el Márster de Educación Secundaria, que lo está haciendo muchísima gente ahora, no ya por vocación de docencia sino porque creen que puede ser una vía de escape en cualquier momento si las cosas se ponen feas y sus planes se vienen abajo, pero luego el mundo de la investigación y todo el tema de las relaciones internacionales me interesa muchísimo, es algo con lo que disfruto mucho. Entonces también tengo esa vía y algún máster relacionado con la paz, la seguridad, los conflictos, etcétera. Eso es lo que me interesa”.

Otros caminos son más duros y todo depende de factores que habrán de llegar, pero en principio tiene claro que “abrirse hueco en la universidad, por ejemplo, es algo muy difícil, hay que trabajar mucho y muy duro durante muchos años, tienes que valorar si eso te compensa a nivel personal o no… Ya se verá, según se vayan abriendo las puertas hay que ir entrando y saliendo”.

A todos nos va a tocar estudiar algo que no nos atrae quizás del todo, pero al final intentas sacarle el jugo, la parte atractiva

Temas controvertidos

No podíamos pasar por alto algunas cuestiones claves en nuestra conversación con Jara, especialmente en el marco de este blog centrado tanto en la historia como en el periodismo. Veamos qué nos cuenta sobre algunos controvertidos asuntos que están o han estado de actualidad recientemente:

Sobre la Ley de Recuperación de la Memoria Histórica…

“En mi caso conozco a gente relacionada con el tema y testimonios de personas involucradas o afectadas por ese hecho. Creo que el historiador no tiene el papel de juzgar la historia y los hechos, pero obviamente todos tenemos nuestra subjetividad, nuestros sentimientos, nuestra ideología y es inevitable involucrarse personalmente o ideológicamente en algún tema; no se puede dejar a un lado pero es lo que hay que intentar”.

“El historiador, no como ayuda al poder, al Estado, sino como servicio a los ciudadanos, que al fin y al cabo es lo que tiene que hacer, me parece de justicia (dejando al margen la justicia real) que investigue el tema, que salga a la luz, sobre todo por interés para el país porque es parte de nuestra historia que ha estado mucho tiempo olvidada, y sobre todo por la gente que simplemente está buscando a sus seres queridos, que no creo que sea algo que nadie pueda obviar”.

Sobre la eliminación de las estatuas franquistas, habiéndose retirado al última en Barcelona recientemente…

“Más que el tema de los abandonados en las cunetas, que es algo que no entiendo que alguien lo cuestione y que piense que no es legitimo rescatarlo, esto es mas controvertido. Lo he hablado con gente de arte y dicen que, claro, la Plaza Mayor de Salamanca está rodeada de caras de personajes ilustres y una es la de Franco, y siempre esta sucia porque tiran huevos, estropeando el edificio . Es muy controvertido en ese sentido. Pero durante mucho tiempo, durante cuarenta años, se ha estado ensalzando en todas partes, en las calles, en edificios públicos la memoria de una parte del bando que combatió en la guerra y el otro bando estuvo olvidado totalmente. Si nos encontramos alguna placa recondándoles en alguna ciudad es algo que nos choca porque es algo raro”.

“Yo por suerte no viví la dictadura y entonces no puedo entender el dolor de las personas que la vivieron y el hecho de salir y encontrarse con la estatua de Franco, pero quizás es verdad que ha habido una exaltación demasiado exagerada fruto de vivir en una dictadura, un régimen personalista… Entonces creo que se han tomado medidas adecuadas. El problema de todo esto es siempre la radicalización que se produce, por eso hay que tener cuidado y explicar las cosas, hablarlas y no simplemente actuar de una forma radical y movido por ese radicalismo, esa exaltación exagerada”.

Sobre el conflicto que asola a Egipto y sus alrededores…

“Yo creo que es un momento histórico para recordar por el que cuando seamos mayores nuestros hijos nos preguntaran y les diremos que tuvimos la suerte de vivir. Es también un tema muy complicado porque al fin y al cabo este hombre (el presidente de Egipto, Hosni Mubarak) ha estado desde el 81, treinta años. Es un país muy cercano a nosotros al que hemos ido de turismo y quizás por ese hecho de tener relaciones con países occidentales no hemos sido capaces de ver lo que existía realmente y que al fin y al cabo es lo que todos queremos, por lo que en Europa se luchó mucho tiempo y se consiguió”.

“Se ha convertido en un hito para la historia. Es un levantamiento popular y que la gente se haya puesto de acuerdo espontáneamente para concentrarse y luchar por sus derechos y su libertad me parece algo para recordar siempre. Y creo que va a salir bien”.

Antes de dejar que se escape a clase, le pedimos que termine con algún consejo para aquellos que se dispongan a iniciar sus estudios de Historia, y lo principal es para ella algo muy básico, “algo que siempre se nos ha dicho desde pequeños: la lectura, leer y leer. A mí me hubiese gustado llevarlo a cabo con mas rigidez porque creo que es fundamental, es lo que al final te abre la mente y te ayuda a entender todo”. Aparte de eso, incide de nuevo en “completar los estudios con cursos porque, aunque en principio parezcan poco interesantes, siempre vas a encontrar algo que sacar de cada experiencia en esas actividades que creo que también son muy importantes”. Pero hay algo más, y los periodistas tenemos algo que decir en ese sentido: “sobre todo estar al día, leer la prensa, documentarse a través de todo lo que puedas es muy importante, y cogerlo con ganas. A todos nos va a tocar estudiar algo que no nos atrae quizás del todo, pero bueno… en mi caso me pasó con la Prehistoria, pero al final intentas sacarle el jugo, la parte atractiva a todo eso que creo que pasa en todas la carreras y trabajos”. ¿La clave? Intentar tomarlo todo “con un poquito de pasión”.

Miguel Alonso

Share

Written by siglosatras

3 febrero, 2011 at 17:05